Sequedad espiritual

Recuerdo los tiempos en que comencé a conocer de Dios. Todo era increíble y el agua viva del mensaje de Jesús me llenaba de una manera especial. Creo que todos tenemos recuerdos similares. Con el paso del tiempo llegas a un período de estabilidad y aprendes a sortear los dardos del maligno (Ef. 6:16).

Ya en esta etapa de tu vida cristiana, probablemente la mayor amenaza sea el estatismo: que dejes estancar las aguas vivas del Espíritu y termines con una fe marchita. He aquí la sabia advertencia del Maestro:

Ustedes son la sal de este mundo. Pero si la sal deja de estar salada, ¿cómo podrá recobrar su sabor? Ya no sirve para nada, así que se la tira a la calle y la gente la pisotea. (Mateo 5:13, VP).

Resulta extraño este pasaje en nuestros tiempos. No sé tú, pero yo nunca he visto que la sal pierda su sabor. Sin embargo no ocurría así con la sal de los tiempos bíblicos. Esta muchas veces provenía del Mar Muerto y no era una sal pura (generalmente contenía también yeso y otros minerales) y con el envejecimiento perdía paulatinamente su sabor. Magnífica imagen esta de la sal. Al igual que la sal de la Biblia, nosotros no somos 100% puros. En nuestro interior puja por dominarnos nuestra naturaleza pecaminosa, ese otro yo que nos come por dentro y, por fuera, el mundo que nos rodea pleno de incitaciones al pecado. La sal no se desvanecía de un día para otro, no era este un desvanecimiento «mágico», sino que día a día, lentamente, iba perdiendo su sabor.

//www.flickr.com/photos/bob3/)

He aquí un peligro verdadero: que nos acostumbremos a la sequedad espiritual, al «no pasa nada», a la falta de sueños espirituales y nos veamos perdidos al final del camino, sin saber a ciencia cierta cómo fue que vinimos a perdernos.

Es necesario ir a Jesús, a la espiritualidad viva del Maestro que hará que broten de nuestro interior manantiales de vida. Será necesario humillarnos, reconocer que por nosotros mismos no somos capaces, buscar ayuda en otros que nos miren con los ojos del Espíritu y renovar nuestra amistad con Dios. Todavía estás a tiempo. Dios está disponible para ti. Solo recuerda la promesa: «Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.» (Jer. 33:3, RVR). Es tu decisión: decídete y da sabor.

Anuncios

~ por Sergio de la Cruz en julio 3, 2008.

4 comentarios to “Sequedad espiritual”

  1. GRACIAS, Elohim nuestro Padre le siga bendiciendo

    Shalom Bayit.

  2. Gracias.

  3. Jesús crucificado dijo: Elí,Elí,Lama Sabactaní; Dios Mío, Dios Mío, ¿Porqué me has abandonado?
    Siento una turbación terrible en mi Alma.
    Debo sufrirlo,soportarlo,esperarlo todo; porque sin muerte no hay resurrección; porque para mí el morir es ganancia; porque el morir es vivír en Cristo; porque si la semilla de trigo muere,dará buen fruto.
    ¿Nó te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?.
    Entonces: Yo Creo que Recobraré el Sabor….Aleluya….

  4. Gracias, seguiré luchando espiritualmente. Encontraré a Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: